repollo_confusioncomidas

Repollo repolludo ¿qué hago contigo?

Siempre estamos diciendo que hay que consumir alimentos de temporada, es mejor para la salud y es necesario para una producción de alimentos sostenible en el tiempo. Se acabó el tomate, ya no es fácil conseguir lechugas, y ahora… llega el tiempo del repollo, entre otras verduras que, por su sabor y olor fuerte, no siempre son fáciles de comer…

Lo cierto es que el repollo, sobre todo crudo, tiene infinidad de propiedades, hasta el punto que siempre se le incluye en las listas de “superalimentos” tan de moda. Lo cierto es que si lo consumimos habitualmente vamos a tener las defensas a tope para afrontar el invierno que se avecina. Vitamina A, esencial para la vista, la antioxidante vitamina C, potasio para la actividad muscular y nerviosa, magnesio que mejora la inmunidad… y nada de grasa.

Mi abuela hace el repollo salteado con ajo y pimentón, un clásico y está buenísimo. Y hubo un tiempo en el que siempre lo cocinaba (yo) de esta manera. Pero todo cansa y para dar salida a tanto repollo me puse a investigar recetas interesante y descubrí el vasto mundo de la col. Esto da para varias entradas pero vamos a empezar por algunas de mis favoritas: el trinxat, el coleslaw y el chucrut… Imposible decir rápido trinxat-coleslaw-chucrut jajaja. Recetas del mundo, gente.

Trinxat

Es un plato destacado de la cocina catalana… Es una forma muy buena de presentar repollo a los peques de la casa por ejemplo porque lo puedes hacer con forma de tortilla de patata. Además es muy fácil y muy rápido de hacer, muy resultón y está muy rico. Todo ventajas.

1 repollo
250 gr de patatas
5 dientes de ajo
100 gr de panceta
aceite
sal
pimienta negra

Cortar el repollo en tiras finas y las patatas tipo panadera.

Cocer todo con un poco de sal y el agua justa una media hora.

Mientras sofríe los ajos cortados grueso con mucho aceite despacio para que queden como confitados, no churrusques. Luego añade la panceta en tiras o picadito, según te guste.

Escurre bien el repollo y la patata y aplástalos con un tenedor (de ahí lo de “trinxat”). Añade la mezcla a la sartén.

Cocina como si fuera una tortilla, cuando esté dorado por debajo das la vuelta.

trinxat_confusioncomidas
Este trinxat lo presentamos ya cortado para un evento en un cole y podemos decir que triunfó tanto como hubiera triunfado una tortilla de patatas

Coleslaw

El coleslaw es una ensalda de col muy típica del mundo anglosajón. Tiene la ventaja de que es una forma deliciosa de comer repollo crudo de forma que los nutrientes están intactos. Hay muchas recetas, con o más o menos ingredientes, os vamos a contar nuestra favorita:

1 repollo rizado o picudo que son más tiernos (vale también lombarda, o mezcla)
1 manzana
1 zanahoria
1 buen puñado de uvas pasas
mayonesa o veganesa (mejor caseras, claro)

Corta el repollo muy fino quitando las nervaduras. Se puede dejar macerar en vinagre una noche pero si el repollo es tiernecito podéis saltaros este paso.

Ralla la zanahoria y la manzana y mezclálas con el repollo y las pasas en un bol grande o ensaladera.

Añade la mayonesa, mucho mejor casera. Nosotros la hacemos muy fuerte de vinagre para este plato.

Mezcla todo bien y mete en la nevera durante un mínimo de una hora y lista para servir.

coleslaw_confusioncomidas
Nos lo llevamos hasta de picnic. Hay vida más allá de la ensaladilla!

Chucrut

Proviene de Europa central y es una col fermentada en salmuera (agua con sal). Vale, no suena apetitoso pero dadle la oportunidad. Además de la vitamina C el chucrut es un probiótico natural que equilibra la flora intestinal. Esta especialidad alemana la puedes hacer fácilmente en casa y usarlo de guarnición con casi todo.

1 repollo
1 cucharada de sal fina por cada kilo de repollo

Al igual que para hacer el trinxat o el coleslaw cortamos el repollo en tiras lo más finas posible. Luego las mezclas con sal en un bol y las dejas reposar un ratito para que suelte agua.

Aprietas ahora las tiras con las manos para que vaya soltando más agua y sigues hasta que el volumen se haya reducido a la mitad.

Introduce el repollo en un tarro bien apretadito y rellena con salmuera (1,5 cucharadita de sal por cada 250 ml de agua).

Cierra el tarro y déjalo en un lugar fresco y oscuro durante 4 semanas. A partir de ese momento estará listo para consumir.

Esperamos que os guste alguna de las recetas y os animamos siempre a consumir verduras de temporada ecológicas, frescas y de proximidad habitualmente porque esto además de saludable es un acto que contribuye a cambiar el mundo! (a mejor, se entiende)

A por ese inviernoooo!!!

Please follow and like us:

Published by

Related Posts

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *