Repollo repolludo ¿qué hago contigo?

Repollo repolludo ¿qué hago contigo?

Siempre estamos diciendo que hay que consumir alimentos de temporada, es mejor para la salud y es necesario para una producción de alimentos sostenible en el tiempo. Se acabó el tomate, ya no es fácil conseguir lechugas, y ahora… llega el tiempo del repollo, entre otras verduras que, por su sabor y olor fuerte, no siempre son fáciles de comer…

Lo cierto es que el repollo, sobre todo crudo, tiene infinidad de propiedades, hasta el punto que siempre se le incluye en las listas de “superalimentos” tan de moda. Lo cierto es que si lo consumimos habitualmente vamos a tener las defensas a tope para afrontar el invierno que se avecina. Vitamina A, esencial para la vista, la antioxidante vitamina C, potasio para la actividad muscular y nerviosa, magnesio que mejora la inmunidad… y nada de grasa.

Mi abuela hace el repollo salteado con ajo y pimentón, un clásico y está buenísimo. Y hubo un tiempo en el que siempre lo cocinaba (yo) de esta manera. Pero todo cansa y para dar salida a tanto repollo me puse a investigar recetas interesante y descubrí el vasto mundo de la col. Esto da para varias entradas pero vamos a empezar por algunas de mis favoritas: el trinxat, el coleslaw y el chucrut… Imposible decir rápido trinxat-coleslaw-chucrut jajaja. Recetas del mundo, gente.

Trinxat

Es un plato destacado de la cocina catalana… Es una forma muy buena de presentar repollo a los peques de la casa por ejemplo porque lo puedes hacer con forma de tortilla de patata. Además es muy fácil y muy rápido de hacer, muy resultón y está muy rico. Todo ventajas.

1 repollo
250 gr de patatas
5 dientes de ajo
100 gr de panceta
aceite
sal
pimienta negra

Cortar el repollo en tiras finas y las patatas tipo panadera.

Cocer todo con un poco de sal y el agua justa una media hora.

Mientras sofríe los ajos cortados grueso con mucho aceite despacio para que queden como confitados, no churrusques. Luego añade la panceta en tiras o picadito, según te guste.

Escurre bien el repollo y la patata y aplástalos con un tenedor (de ahí lo de “trinxat”). Añade la mezcla a la sartén.

Cocina como si fuera una tortilla, cuando esté dorado por debajo das la vuelta.

trinxat_confusioncomidas

Este trinxat lo presentamos ya cortado para un evento en un cole y podemos decir que triunfó tanto como hubiera triunfado una tortilla de patatas

Coleslaw

El coleslaw es una ensalda de col muy típica del mundo anglosajón. Tiene la ventaja de que es una forma deliciosa de comer repollo crudo de forma que los nutrientes están intactos. Hay muchas recetas, con o más o menos ingredientes, os vamos a contar nuestra favorita:

1 repollo rizado o picudo que son más tiernos (vale también lombarda, o mezcla)
1 manzana
1 zanahoria
1 buen puñado de uvas pasas
mayonesa o veganesa (mejor caseras, claro)

Corta el repollo muy fino quitando las nervaduras. Se puede dejar macerar en vinagre una noche pero si el repollo es tiernecito podéis saltaros este paso.

Ralla la zanahoria y la manzana y mezclálas con el repollo y las pasas en un bol grande o ensaladera.

Añade la mayonesa, mucho mejor casera. Nosotros la hacemos muy fuerte de vinagre para este plato.

Mezcla todo bien y mete en la nevera durante un mínimo de una hora y lista para servir.

coleslaw_confusioncomidas

Nos lo llevamos hasta de picnic. Hay vida más allá de la ensaladilla!

Chucrut

Proviene de Europa central y es una col fermentada en salmuera (agua con sal). Vale, no suena apetitoso pero dadle la oportunidad. Además de la vitamina C el chucrut es un probiótico natural que equilibra la flora intestinal. Esta especialidad alemana la puedes hacer fácilmente en casa y usarlo de guarnición con casi todo.

1 repollo
1 cucharada de sal fina por cada kilo de repollo

Al igual que para hacer el trinxat o el coleslaw cortamos el repollo en tiras lo más finas posible. Luego las mezclas con sal en un bol y las dejas reposar un ratito para que suelte agua.

Aprietas ahora las tiras con las manos para que vaya soltando más agua y sigues hasta que el volumen se haya reducido a la mitad.

Introduce el repollo en un tarro bien apretadito y rellena con salmuera (1,5 cucharadita de sal por cada 250 ml de agua).

Cierra el tarro y déjalo en un lugar fresco y oscuro durante 4 semanas. A partir de ese momento estará listo para consumir.

Esperamos que os guste alguna de las recetas y os animamos siempre a consumir verduras de temporada ecológicas, frescas y de proximidad habitualmente porque esto además de saludable es un acto que contribuye a cambiar el mundo! (a mejor, se entiende)

A por ese inviernoooo!!!

Esa maravilla llamada frutos del bosque

Los frutos del bosque o frutos rojos, esos pequeños frutillos que disfrutamos cogiendo directamente del seto unos pocos meses al año son verdaderas bombas de salud, sabor y color.

producción ecológica

Nuestros niños poniéndose “morados” de frutos rojos

Son ricos en flavonoides que protegen a quien los consume de los oxidantes como los rayos UV, la polución ambiental y sustancias químicas nocivas contenidas en alimentos procesados. Poseen, además, la capacidad de disminuir el colesterol.

Los arándanos tienen acción antiiflamatoria y antibacteriana, nos protegen de los radicales libres, cuidan y protegen nuestra vista (son ricos en vitamina A y antocianinas que ayudan en la producción de rodopsina), previenen los problemas de próstata, las infecciones de riñones y las de uretra (como contamos más abajo). También favorecen las circulación sanguínea, ya que poseen propiedades vasodilatadoras, antiagregantes, antihemorrágicas y fortalecedoras de los capilares. Ayudan a mejorar varices y hemorroides.

Los arándanos rojos en particular, son muy apreciados para prevenir y combatir las infecciones urinarias como la cistitis. Si eres propensa a padecerlas (o propenso, pero son más comunes en las mujeres al ser la uretra más corta), te puede venir bien tomar zumo de arándanos a diario. Normalmente viene muy concentrado así que puedes rebajarlo bastante con agua. Verás que una botella pequeña, que suelen ser caras, al final te cunde muchísimo.

desayuno saludable

Desayuno con fresas (mucho mejor que con diamantes, donde va a parar)

Algo similar ocurre con las frambuesas, tienen poder antioxidante, son ricas en vitamina C así que ayudan a la absorción del hierro, mejoran las circulación y la visión, son ricas en ácido fólico por lo tanto muy recomendables para embarazadas y madres lactantes… Y un sinfin de beneficios…

Ensalada con frutillos del amor

En general, los frutos del bosque, con su apariencia humilde aunque colorida son antioxidantes y hasta previenen la aparición de cáncer gracias a componentes como que inhiben el crecimiento de células malignas.

Nuestro consejo para su consumo: nunca nunca desaprovechéis la temporada de cada uno de ellos. Ahora por ejemplo estamos en temporada de frambuesa y árandanos y acabando la de la fresa (*). Aprovechar a pillarlas siempre mejor en ecológico que no tenemos ganas de comer pesticidas. Y comerlas siempre mejor en crudo. Hay que lavarlas enteras, sin partir ni quitar el rabito si lo lleva, así no se pierden nutrientes.

Se pueden incluir en muchas recetas, en bizcochos y bollería, mermeladas y confituras, helados, zumos y licores, acompañando carnes al horno… Para comerlas crudas, en ensaladas o como postre o desayuno con yogur o cereales. O solas, que son deliciosas.

frutos rojos

Yogur casero con mermelada de frutos rojos, uno de los postres que más triunfan en nuestro catering

Puedes aprovechar cuando sea temporada para “hacer stock”, los arándanos y las grosellas, por ejemplo se congelan muy bien. O como decíamos antes aprovechar para hacer zumos o mermeladas. En mermeladas se pueden combinar entre sí y con otras frutas como la manzana que contribuirán a espesar. Recomendamos quitar las pepitas a los que tengan porque pueden ser muy molestas y estropear el disfrute de la mermelada.

Así que, de una forma u otra, no dejes de consumir este regalo de la naturaleza siempre que puedas y ¡disfrútalo!

(*) Ahora mismo en España existe un boicot a la fresa por las condiciones laborales de esclavitud en las que se encuentran las trabajadoras y trabajadores de este sector. Trabajando en condiciones deplorables, con temperaturas infernales en los invernaderos por salarios de miseria. Existen también denuncias por acoso sexual por parte de los empresarios del sector y muchas de las trabajadoras denunciantes han sido deportadas a sus países de origen. Por otro lado, la forma intensiva de producción intoxica la tierra y produce frutos cargados de tóxicos. Por todo ello desde Con-fusión Comidas apostamos por un consumo de fresas de cercanía y ecológicas.
Más info aquí o en el libro La fresa amarga, editado ya en 2005.

.
.

Cómo vivimos y cómo podríamos vivir*

Gente, nos hemos venido arriba, la entrada de hoy del blog pretende nada más y nada menos que salvar el mundo (o bueno, mejorarlo un poquillo). Nos hemos puesto filosóficas y pensando pensando vemos que hay cosas, así, cotidianas que seguro mejorarán nuestra calidad de vida. Es un artículo largo, que intercala, además, un pequeño ensayo fotográfico y algunos hilos (teóricos) de los que tirar 😉 Esperamos que lo disfrutéis.

Parece que cuanto más avanzada tecnológicamente es una sociedad más cosas tenemos que hacer y además en menos tiempo. Vamos a todas partes con nuestros Tontofons que nos interrumpen en cualquier momento con cualquier tema. Tenemos la cabeza yendo a lo loco de un lado para otro.

En cambio el cuerpo no tenemos oportunidad de moverlo tanto, coches, ordenadores y máquinas en general nos hacen la vida más fácil, hasta el punto de atrofiar nuestros lindos cuerpecillos. Es una mala combinación. Vivimos más quietos y más desconcentrados. Menos fuertes, más fofillos y con más problemas psicológicos. Ansiedad, estrés, depresión… afectan a un número abrumador de personas. Que levante la mano quien no haya sufrido alguna de estas enfermedades en algún momento de su vida. Para rematar comemos de pena. La alimentación industrializada está acabando a pasos agigantados con nuestra salud.

Pero basta ya de lamentaciones ¿qué podemos hacer para salir de esta paradoja posmoderna a parte de acabar con el capitalismo? Pues desde aquí nos vamos a atrever a lanzar algunas ideas (así somos de osadxs)

Desconectar el jodío teléfono de vez en cuando. Ya hay sitios de vacaciones que cobran por no tener cobertura. Poco más que añadir. Podemos hacerlo gratis. Podemos apagar el teléfono de vez en cuando. Quizá ayude ponerse un horario de antemano. Decidir cuando vas a estar disponible y cuando vas a estar a tus cosas. Ahí ya depende del trabajo o de la vida que tengas pero es importante poner límites

No comprar chorradas. Entendiendo como chorrada cualquier cosa que no sea realmente necesaria. ¿Y qué es lo necesario? Bueno, pues así a priori comer, dormir a techo, vestir… Y luego ahí ya cada unx que vea donde pone el límite. Pero está claro que bajando el nivel de consumo conseguiremos grandes cosas empezando por la nada desdeñable: necesitar menos dinero para vivir. Lo que nos lleva directamente a: necesitar trabajar menos para vivir. Lo que a su vez nos conduce a (ole, ole) tener más tiempo libre. Libre. Una segunda ventaja menos desdeñable aún es la de dejar de expoliar los recursos limitados del planeta. Para no irnos todos al carajo y eso.

Interesante investigar si no la conoces aún la Teoría del Decrecimiento

La prisa mata: Cuando me llama algún cliente y me dice quiero tal cosa “para ayer” yo le digo (desde el cariño) pues haberlo pedido antes de ayer. A ver, que a veces hay emergencias, está claro, pero no se puede vivir todos los días a la trágala, se puede uno mejorar la organización, ser realista con las posibilidades… Y hacer menos cosas, con más tiempo y más a gusto. Dejemos de lado la cultura del “lo quiero para ya”. Lo bueno cuesta. Lo bueno tarda.

paté de garbanzos

Tener huerto. Es fundamental. Si vives en la ciudad seguro que te puedes apañar un huerto urbano, aunque sea puedes germinar alfalfa en un tarro. Lo que sea. El huerto te hace moverte, te hace tener paciencia, te hace respetar los ritmos naturales, te hace amar lo que comes. Es un aprendizaje valiosísimo. Todxs lxs niñxs deberían tener un huerto cerca (y las pantallas lo más lejos posible).

Leer poesía o incluso ¡escribir poesía! Buscar la belleza en el mundo. Para eso está el arte, empapémonos de arte, escuchemos música, bailemos, creemos. Igual en el cole te abrasaron a pintar sin salirte de la línea y ahora ni por asomo se te ocurre ponerte a “hacer el tonto” o a “perder el tiempo”, pero tenemos la capacidad de ser creativos. Disfrutémosla.

Fijarte en las cosas pequeñas. Promueve la concentración y además, hay un montón, por todas partes está petado de cosas pequeñas.

Fijarte en las cosas grandes. Promueve la relajación. El mar, una montaña, el cielo. Contemplar cosas grandes o incluso infinitas ayuda a relativizar nuestro día a día, nos pone en nuestro sitio de alguna manera.

Depender lo menos posible del coche, si puedes vete andando o, por lo menos aparca más lejos. O pilla una bici que ni contamina ni usa gasolina. Ni hace ruido, ni es peligrosa. Además de la gasolina te ahorras el seguro, la ITV, las reparaciones son más baratas, aparcar es muuucho más fácil… Y encima haces ejercicio, te ahorras el gimnasio y a buen seguro te enteras de primera mano del tiempo que hace. Hay pocos actos cotidianos que sean tan efectivos para mejorar el mundo y tu vida como éste.

No hacer nada. Es importante saber perder el tiempo. Estarse quietx. No se va a caer el mundo porque nos paremos un ratico a respirar, a tomar concienca de nosotrxs mismxs y de lo que nos rodea… o pensar en las musarañas. La vida es larga, sí, sí, larga, vivimos por lo general decenas y decenas de años, hay tiempo de sobra también para perderlo. Que si no vaya agobio.

Interesante si no lo conoces El derecho a la Pereza de Paul Lafargue

Cuidar/te/nos. No estamos solos, por suerte. Está muy en boga el cuidado personal, individual, el “soluciónate tu vida”. Pero la cosa es que vivimos en red, nadie va a estar bien si alrededor está todo hecho un asco. Cuidémonos entre nosotrxs. Valoremos las relaciones, las interdependencias. Recordemos que nosotrxs fuimos todxs depedientes y volveremos a serlo. Valoremos los cuidados.

Siempre interesantes las palabras de Vandana Shiva

Cocinar. En esto tenemos experiencia. Cocinar es salud. Hay que sacar tiempo de donde sea. Cocinar te hace consciente de lo que comes y lo disfrutas el triple. Te conecta con el proceso productivo, te obliga a comprar ingredientes, a resolver de dónde los sacas. No es lo mismo ir al Carrefur que comprar en el mercado de un pueblo o asociarte a un Grupo de Consumo.

Rescata la memoria. Para saber a dónde vamos hace falta saber de dónde venimos. Habla con lxs viejxs, lee, escucha historias, rescata tu memoria familiar, la memoria de tu pueblo… Eso ayuda a entender, a aprender de los errores y a mirar hacia adelante. No hay otra manera.

¿Nos queréis contar qué cosas son importantes para vosotrxs?

(*) el título de este artículo corresponde al libro de William Morris, que también recomendamos

Fotos de María Arce, si quieres reproducirlas en un contexto diferente a este me tienes que preguntar (info@confusioncomidas.tecomweb.com), lo más probable es que no haya problema pero como no me preguntes no me va parecer bien, aviso 😉
.
.

Vamos a hablar de nuestro libro

Pues sí, aquí dos de las personas que formamos el equipo de Con-fusión Comidas, Iñigo González y María Arce, somos co- autoras de un libro súper famosísimo de recetas que lo está petando jejeje. Bueno, quizá no esté al nivel de ventas de los de Jamie Oliver pero dentro de lo que es un libro de temática agroecológica ya es un pequeño boom y va por la tercera edición, a pesar de que se puede descargar íntegro de forma gratuita aquí, en la web de la editorial.

“Ecología sobre la mesa. Recetas para las cuatro estaciones” surge de un problemilla cotidiano que teníamos en el momento de escribirlo. Por aquel entonces vivíamos en la ciudad y formábamos parte del Grupo de Consumo de Cambalache, era nuestra forma de acceder a alimentos sanos, de temporada y de cercanía, lo que venimos llamando alimentos ecológicos, a un precio razonable y con contacto e información directa de lxs productorxs.

¿Cuál era el problema entonces? Pues que teníamos que “enfrentarnos” a las verduras, a las terribles verduras y además de forma reiterada. Meses comprando cada semana coles de Bruselas acaban con la imaginación del más pintado a la hora de cocinarlas. Lo mismo podía valer para repollos, fabes de mayo y otros productos de la huerta, que aunque deliciosos, la mayoría de la gente tenía pocos recursos para cocinarlos de forma variada. Y de ahí surgió la idea del libro de recetas. Como una ayudita inspiradora para las familias integrantes del Grupo de Consumo y de otros Grupos de Consumo Autogestionados de la península y de otras gentes que también querían comer más verduras de forma más variada.

libro recetas

El libro se organiza por estaciones

Así que junto con Eva Martínez, promotora de la idea y Marina Tarancón, nos pusimos manos a la obra, haciendo cenitas y catando ideas. Hay que decir que también llegado el plazo final de entrega ya no hacíamos tanta cata e incluso llegamos a agobiarnos de lo lindo porque simultaneábamos la elaboración del libro con otros trabajos y acabamos un poco locxs en el proceso. Pero llegó el día del parto y ¡era precioso! Un gran trabajo de maquetación por parte de Amelia Celaya fue el acierto final de este trabajo colectivo (como siempre los trabajos colectivos son más costosos pero también más ricos).

El libro ya se editó a finales de 2011 y han sido unos años de mucho movimiento por aquí, muchos cambios. Nos hemos mudado al campo, hemos parido otros proyectos, dos niños y ahora, con otro equipo, una cooperativa de transformación alimentaria de la que forma parte este catering Con-fusión Comidas. Hemos aprendido mucho por el camino, de cocina, de fotografía, de trabajar en equipo, de autogestión… Y seguimos recibiendo críticas (casi siempre positivas je je) de este proyecto que con tanto cariño y esfuerzo logramos cerrar aquel ya lejano otoño.

Si aún no lo conociáis, no dudéis en descargarlo o comprarlo (que las editoriales alternativas no viven del aire), y disfrutarlo. Eso esperamos al menos.

Trucos para que triunfen tus ensaladas

Amamos las ensaladas, en cualquier estación, aunque claramente apetecen más en primavera y verano, podemos aprovechar los ingredientes de cada temporada para elaborar exquisitas ensaladas. Si seguís los menús de nuestro catering veréis que nunca falta la opción ensalada.

Si te gustan tanto como a nosotrxs seguro que sacas partido de alguno de estos consejos:

La imaginación al poder: ya sabéis, ensalada no tiene porqué ser sinónimo de lechuga con cosas. La lechuga mola, sí, pero no olvidemos que hay miles de millones de ingredientes más para hacer bases de ensalada. Desde las legumbres: lentejas, garbanzos…, hasta cereales: arroz, bulgur… pasando por la pasta, las patatas o ¿cómo no? otro tipo de verduras de hoja: lombarda, repollo, escarola, rúcula, canónigos…

catering asturias

Tabbouleh, ensalada de bulgur

Añade ingredientes pero ¡no te pases! Está bien ser originales y variados pero tampoco se trata de echar a voleo tooodooo lo que te encuentres en tu nevera. Recuerda que, como en casi todo en la vida, en las ensaladas también menos es más, pensemos bien lo que va a usar porque habrá ingrendientes que no peguen ni con cola. Una cosa es variedad, incluso jugar con sabores “opuestos” y otra es el caos.

Juega con las texturas. Es interesante incluir ingredientes con diferentes texturas, desde queso o aguacate cremosos hasta manzana, rabanitos o frutos secos crujientes…

ensalada para un evento

Ensalada con flores

Sé original. Hay muchos ingredientes que puedes usar que además de dar color y originalidad, aportan nutrientes muy necesarios que quizás no es tan fácil introducir en otros platos. Aprovecha las ensaladas para alimentarte bien, que además en crudo se conservan todos los nutrientes.

Por ejemplo puedes usar germinados, de alfalfa, de cebolla, de lentejas… Son súper nutritivos, crujientes y puedes germinarlos tú mismx. Si es casa hay peques de paso disfrutarán y aprenderán con el proceso. Sólo necesitas semillas y un tarro de cristal o una bandeja de germinación si ya ves que el tema te pilla. Eso sí, tienes que calcular los días que tardarán en crecer para estar listos!

Las frutas también triunfan. Trocitos de naranja, manzana, mango, granada… Son jugosas y coloridas. Eso sí, como decíamos antes ¡ten cuidado! no todo pega con todo.

Frutos secos y semillas dan el toque crujiente y alimentan que no veas. Nueces, avellanas, almendras… pipas de girasol, semillas de amapola… Las posibilidades son infinitas.

Y ¡flores! sobre todo en primavera, son un puntazo. Hay muchas flores comestibles, la capuccina, la caléndula, de cebollino, de ajo, pensamientos… Controla su procedencia, no te vayas a zampar unas flores cargadas de pesticidas, mejor si las pillas en una tienda eco o si las cultivas tú mismx.

Y por último pero no menos importante el aliño. De hecho es un pilar fundamental de cualquier ensalada, tanto o más que el resto de ingredientes. Investiga el aliño que más conviene a tu ensalada. Intenta ir más allá del trío sal, vinagre y aceite. Prueba vinagres diferentes, aceites y sales aromatizadas… prueba la soja, la miel, la mostaza, el yogur… Ummm, creo que haremos una entrada próximamente con recetas de aliños!!

Esperamos que os inspiren algunas de estas ideas, ya nos contaréis!

Fungi Natur: las gentes del bosque

¿Habéis probado alguna vez nuestras cucharitas mar y tierra con algas y shiitake? Hoy os contamos de dónde viene el shiitake. Y no es japón, no.

Siempre que visito el bosque de Fungi Natur, tengo la sensación de estar en un sitio un poco mágico. Esa entrada un poco escondida, esas cabañas de bambú que se ven pero no se ven, el sonido del agua del arroyo, la casa del árbol, el columpio de cuerda, los pequeños detalles, el bonsai, las casitas para pájaros… Sólo hay que poner un pie en este sito para darse cuenta de que para este proyecto de Cabranes (Asturias), que se dedica a la producción de la seta shiitake, la integración y el respeto al bosque son fundamentales. Esto es algo que a nosotrxs como catering nos enamora, por esto no dudamos en incluir propuestas con este shiitake en nuestros menús siempre que podemos.

catering ecológico

Cucharitas mar y tierra de algas y shiitake

Leandro Meléndez, alma mater de este proyecto, nació y pasó buena parte de su infancia en Alemania, estudió Biología en Madrid y acabó aterrizando en Asturias de dónde provenía su familia para trabajar en su tesis sobre aves alpinas. Con la crisis llegaron los recortes en investigación y decide iniciar poco a poco este proyecto de producción de shiitake siguiendo el método de cultivo tradicional japonés, sumamente respetuoso con los ritmos naturales, en Cabranes, donde se había instalado con su pareja e hijas. De esto hace ya 5 años.

fungi natur

Leandro Meléndez en el exterior de una cabaña de producción

Al poco de empezar se unió Harald Schertz, licenciado en Ciencias Políticas y artista multidisciplinar, y entre los dos echaron a andar el trabajo. Al principio en un pequeño espacio, muy abrupto, producían para mercados y algunas tiendas. Se cuenta que Harald tocaba el didgeridoo a los troncos para conectar con ellos energéticamente y estimular su crecimiento, jajaja. No sabemos si es por eso o no, el caso es que a día de hoy ya cuentan con un bosque propio y cuidan varios más a cambio de madera, están preparando una nueva finca para producir y este año van a inocular la friolera de 5000 troncos para abastecer a multitud de restaurantes y tiendas eco. Además se han sumado dos nuevos miembros para dar a basto con todo este trabajo.

Gerard Nierga es uno de ellos, lleva en Fungi Natur algo menos de un año. Gerard nació en Girona hace menos de 30 años y es licenciado en Educación Física, es pura energía y se nota. Después de trabajar en “lo suyo” durante un tiempo decidió que quería probar cosas nuevas y conocer mundo. Dos mochilas, una furgo y un voluntariado de wwoofer le trajeron a tierras astures. Tuvo la suerte de trabajar para/con Laura Ibarra una de las agriculturas ecológicas con más experiencia de Asturies. Y así fue aprendiendo del mundo rural en Pola de Lena. Un día en un mercado conoció a Leandro y ni corto ni perezoso, viendo que se acababa su plazo de voluntariado, le propuso trabajar con él en Fungi Natur.

El día que Leandro pidió ayuda para construir una cubierta de madera en el bosque a Macario Iglesias, o Maca, como lo le llamamos por aquí, dio además con el cuarto miembro de este proyecto. Este ovetense se licenció en Arquitectura en A Coruña, y es un experto en Bioconstrucción. Leandro y él se pusieron manos a la obra y empezaron a construir una cubierta recíproca, que tiene la peculiaridad de que cada tronco se apoya en el anterior formando una estructura circular que no precisa de apoyo externos. “Es una bonita metáfora de una forma de trabajar en la que cada elemento de un grupo apoya a otra y así se sostiene todo un proyecto”, me explica Maca. Y fue construyendo ese tejado que Maca se planteó unirse a Fungi Natur también hace algo menos de un año. Le pregunto a Maca si, siendo arquitecto no estaría mejor haciendo proyectos para licencias de obra. Después de todo a esta gente de Fungi Natur los veo yo pegándose madrugones día sí, día también, yendo al bosque a cargar troncos y haciendo todo tipo de trabajos físicos pisando mucho barro. La respuesta de Maca es clara “para mí el trabajo en el bosque está siendo increíble, es un término manido, pero yo lo encuentro terapéutico, trabajar con las manos y con materiales naturales como la madera es maravilloso y desde luego no lo cambiaría por un trabajo urbano o más intelectual”

foto equipo fungi natur

De izq a dcha: Maca, Nahuel (que está ayudando esta temporada), Gerard y Lean. En la zona de inoculación del bosque de Cabranes

producción shiitake

Maca y Gerard inoculando los troncos con micelio

¿Y cómo cultivan esta seta en Fungi Natur? Pues lo primero es que no se cultiva en realidad, lo que hacen es inocular un hongo, el micelio, en troncos de roble normalmente y taponarlo con cera de abeja.

bosque

Calentando la cera para taponar los agujeros inoculados

troncos para setas

Maca inoculando con una pistola nueva japonesa, en este caso no es necesaria la cera ¡están súper contentos con esta pistola!

producción natural

Gerard inoculando con la herramienta de bambú

El tronco se queda apilado en el bosque, así no hace falta reproducir artificialmente las condiciones de humedad y temperatura de éste y el gasto energético es cero. Simplemente vive allí durante ¡un año entero!, lo que sería su ciclo natural de desarrollo.

producción ecológica

Mi ayudante, Yago, pasando al lado de una pila de troncos inoculados

producción shiitake

Tronco inoculado

Transcurrido ese tiempo, son sumergidos en una pequeña piscina por unas horas para activarlos. Es entonces cuando se trasladan a las cabañas de producción para protegerlos de los ataques babosiles y otros bichos. Las cabañas tienen paredes de red muy fina que al ser porosas permiten que los troncos sigan en su ambiente.

shiitake producción

piscina para sumergir los troncos inoculados y activarlos

shiitake

Cabaña donde brotan las setas

bosque Cabranes

Shiitake creciendo dentro de la cabaña de producción

Un aspecto muy interesante de este proyecto es que Fungi Natur no compra los troncos a maderistas, lo que hacen es cuidar bosques de la zona a cambio de la madera que se limpia. Para lxs paisanxs de la zona es una ayuda grande, no tener que estar pendientes de “limpiar” el bosque y para Fungi Natur es una fuente de materia prima. “Conseguimos la madera gratis, a cambio, eso sí, de bastantes horas de trabajo, pero para nosotros es importante la forma en que se gestiona la producción de madera”, nos cuenta Leandro, “además tenemos proyectadas acciones de compensación ambiental interesantes como las cajas nido o el estanque para anfibios”.

Os recomendamos desde aquí seguir la pista a estos neopaisanos, vecinos cabraneses a través de su web , en tiendas eco, en mercados… Y por supuesto, si la queréis probar cocinada sólo tenéis que llamarnos!

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de sus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad